La pintura es una poesía muda y la poesía una pintura ciega. Leonardo Da Vinci.

         Como es sabido, las profundas imbricaciones entre pintura y poesía se evidencian ya desde la antigüedad clásica ("Pictura ut poesis", Epístola Ad Pisones, Horacio) y son asumidas hoy de forma generalizada, como pone de manifiesto, sin ir más allá, la terminología del propio lenguaje común. La honda relación entre ambas actividades artísticas fluye en ambos sentidos: el del poema que suscita una emoción o reflexión que tienen su origen en una pintura, y el del cuadro como depositario de poesía.
      Galería personal es una página de poesía que transita en el sentido causa (pintura)-efecto (poema) y propone algunos poemas del autor cuya écfrasis, más allá de la mera descripción de la causa, se articula o modula con la representación, la ilusión referencial, la interpretación metafórica e incluso la no referencialidad directa del cuadro pictórico.

domingo, 2 de diciembre de 2012



MI VOZ EN OTRO CANTO
(Sobre
"Metamorfosis para una nueva historia" - Itzel Sánchez )



              
Descubre tu presencia
y mátenme tu vista y hermosura.
(Cántico espiritual, 11, san Juan de la Cruz)


Alee pensamientos
tu frágil estructura de pavesa
y bébete en los vientos
la luz que te atraviesa,
la luz que purifica y que no cesa.

Trace el zig-zag lejano
que dibuja tu voz de mariposa
el signo que Su mano,
hecho de vuelo y rosa,
así le plugo darte generosa.

Suba tu inquieto vuelo
la senda boreal al alto faro.
E, incendiado tu anhelo,
entrégate al amparo
del brazo que te ofrece Su consuelo.

Que no aparten los ojos
abiertos en los peplos de tus alas
la vereda de abrojos
que tientan las escalas,
por que Él quiera limpiarte de rastrojos

Entrégate sin pausa
al velo musical de grácil tono
que sin sabida causa
emana de Su trono
y tiéndete en Su seno en abandono.

Gira, lábil vidriera,
arde en la cegadora mansedumbre
y acabe tu carrera
en tan subida cumbre,
pues sólo se halla calma con Su lumbre.



(Comentario del autor: Todo símbolo es lo conocido que, superando su significado evidente o inmediato, expresa la vida y el sentido de lo inexpresable, de lo que va más allá del alcance de la razón. La mariposa, por su capacidad de transformación, ha sido en diferentes culturas el símbolo de la inmortalidad, el renacimiento y la resurrección; de la libertad y del profundo deseo humano de felicidad. En el poema, la mariposa se toma como símbolo del anhelo místico del hombre, de su unión íntima con la divinidad a través del amor. En estos versos mi voz es de otro canto, el de san Juan de la Cruz, a modo de atrevido y modesto homenaje).
                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario